Agosto

Fue una noche de agosto
como tantas
cuando me pregunté
amargamente
cuántos cielos se perdieron
en mis ojos,
cuántos pasos renunciaron
al presente,
cuántas rabias alumbraron
mis caídas,
cuántas risas olvidé
en aquel armario
añejado por tristezas.

Esta noche de agosto
una flor marchita
por miedos y pesares
dio un brote inexplicable
hacia la vida.

Alejandra Moglia