No calles, poeta

Sin la palabra que cobija
la piel, los huesos, la sangre
tengo frío.

Un frío que inunda de tristezas
la bruma de mis días.
Se muere la noche en mis brazos
y los pájaros pierden su vuelo de trinos.

Sin el silencio
que arrulla el misterio del grito
un sol ciego mata la luna
y congela al crepúsculo
que hace arder el deseo.

Una reja milenaria de barro y arena
se cierne abrupta al vacío
y me cierra el camino.
Durmiente voy
cara a cara con el olvido.

No calles
Porque muero.

No calles, poeta
Necesito tu palabra, tu silencio
para respirar la vida.

(c) Alejandra Moglia

6 pensamientos en “No calles, poeta

Los comentarios están cerrados.