Instante

Instante

La noche huele a nardos
y un pájaro encantado
abandona el vuelo y llora
un destino de niños locos.

Trina el sufrimiento
de los surcos que el tiempo
grabó en tus huesos
mientras tu cara
le sonríe al desierto.

Son tus ojos los que lloran.
Son tus ojos el espejo
que reclama urgentemente
tu presencia
en este instante preciso
en el que sale el sol.

(c) Alejandra Moglia