Biblioteca Vila-Matas

DeBolsillo, de R.H. Mondadori ha dado inicio a la Biblioteca Vila-Matas que, en un principio, constará de tres volúmenes: En un lugar solitario, Chet Baker piensa en su arte, y Dublinesca.

Para septiembre de este año se espera el cuarto volumen de la colección: Una vida absolutamente maravillosa.

Esta colección incluye diversos relatos, muchos de sus primeros libros, y  textos inéditos. De esta forma se constituye en una iniciativa fundamental  para acercar y comprender la obra de este autor como también la literatura contemporánea.

En un lugar solitario reúne los cinco primeros libros de Enrique Vila-Matas: Mujer en el espejo contemplando el paisaje, La asesina ilustrada, Al sur de los párpados, Nunca voy al cine e Impostura. El prólogo es un texto inédito del autor. En su página Web está disponible un fragmento del mismo:

Dicen que hacerse pasar por inglés es una de las representaciones más difíciles de poner en escena. Pues bien, simular que uno está loco (sin estarlo), también es muy complicado, pero desde luego no lo es tanto si uno -como me ocurría a mí en aquel momento- está loco perdido, loco de verdad.
    -Sucede que tengo demencia –terminé diciendo.
    Solemne, el gordo Canterías, el capitán Canterías del Morral, avanzó lentamente hacia mí y, supongo que buscando de golpe atajar todo aquello, me dijo que los locos nunca decían estarlo.

 En relación a Chet Baker piensa en su arte, el editor señala:

El presente volumen recoge el corpus esencial de la narrativa breve de Enrique Vila-Matas entre 1988 y 2010, un periodo en el que su obra ha experimentado una transfiguración. La vocación eminentemente proteica de su narrativa ha fundado un nuevo género donde el relato se pierde en el ensayo y explora la novela a lo largo de un trayecto crítico que se describe paulatinamente en las piezas aquí seleccionadas. De ahí que, lejos de ser una mera antología, este libro constituya una obra definida y construida sobre un proyecto literario que dibuja en estas páginas la parábola de su propia concepción. Nota del editor. En: Enrique Vila-Matas

El contenido de Chet Baker piensa en su arte incluye:

“Yo tenía un enemigo”,  “El efecto de un cuento”,  “Mar de fondo“, y “Viejos cónyuges”, de Una casa para siempre

“Rosa Schwarzar vuelve a la vida”, “El arte de desaparecer“, y “Me dicen que diga quién soy“, de Suicidios ejemplares

 “El hijo del columpio“, y “Señas de identidad“, de Hijos sin hijos

Nunca voy al cine“, de Nunca voy al cine

La gallina robada. Un cuento de Navidad“, de El traje de los domingos

Recuerdos inventados“, de Recuerdos inventados

“Porque ella no lo pidió”, de Exploradores del abismo

Chet Baker piensa en su arte (Ficción crítica)

 Sucesores de Vok. El País, 25 julio 2010

Es medianoche y suena de fondo Bela Lugosi’s Dead del grupo Nouvelle Vague, y ni siquiera la música me impide pensar en esa realidad «bárbara, brutal, muda, sin significado, de las cosas» de la que hablaba Ortega. Miro por la ventana y veo la vida inerte, y me parece que ese tipo de realidad
bárbara y muda es especialmente percibida hoy por quienes —como ya pensaba Musil— creen que en el mundo ya no existe la simplicidad inherente al orden narrativo, ese simple orden que consiste en poder decir a veces: «Cuando hubo pasado aquello, pasó esto, y luego pasó lo otro, etcétera».
Nos tranquiliza la simple secuencia, la ilusoria sucesión de hechos. Sin embargo, hay una gran divergencia entre una confortable narración y la realidad brutal del mundo.

De: Chet Baker piensa en su arte. (Ficción crítica)

Dice Alejandro García Abreu:

Chet Baker piensa en su arte incluye un texto inédito: la novela corta –o relato de ficción crítica, en palabras del propio Vila-Matas– que da título al libro. Subtitulada Doctor Finnegans y monsieur Hire, resulta una indagación acerca de la escritura. (En: El Economista)

 

Si hablo con un amigo, me siento más libre y no le cuento el argumento y le hablo, por ejemplo, de una gravitas melancólica, un tono uniforme y sublime como el de los últimos cuartetos de Beethoven. Le hablo de un libro otoñal (hablaba Gracián del otoño de la varonil edad, cuando se vislumbran los helados horrores de Vejecia), de un estilo consumado, como el que analiza Edward Said en Late Style: Schonberg, Rothko, Picasso superándose a sí mismo, derrotando su joven yo…
Dublinesca –le digo a ese amigo- es una especie de paseo privado a lo largo del puente que enlaza el mundo casi excesivo de Joyce con el más lacónico de Beckett y que a fin de cuentas es el trayecto principal de la gran literatura de las últimas décadas: el que va de la riqueza de un irlandés a la deliberada penuria del otro; de la era Gutenberg a google; de la existencia de lo sagrado (Joyce) a la era sombría de la desaparición de Dios (Beckett), de lo epifánico a la afonía… (De: Para hablar de Dublinesca, Enrique Vila-Matas)

Fuente: Enrique Vila-Matas. Disponible en: http://www.enriquevilamatas.com/

Un pensamiento en “Biblioteca Vila-Matas

  1. JARDÍN DE ESTATUAS SIN OJOS

    Cuenta ya, Alejandra, con los libros. No sé cómo anda la distribución de estos en Argentina, pero creo que,de todos modos, te llegará antes por correo. En la medida que vayan llegando a Canarias (me adelantaré en el pedido), te los iré enviando.
    Un beso para ti.

Los comentarios están cerrados.