Poema de Javier Sicilia a su hijo Juanelo

Dice la historiadora Patricia Funes:

“El Ángel es de bronce con recubrimiento de oro y pesa siete toneladas. Se comenzó a construir en 1902 y el mismo Porfirio Díaz la inauguró para los festejos el 16 de septiembre de este año. La ciudad de México está asentada sobre la antigua Tenochtitlan, a su vez, sobre las aguas de un gran lago y es un frecuente epicentro de sismos y terremotos. Sin embargo, el arquitecto Antonio Rivas Mercado proyectó esa altísima columna que requirió de complejas excavaciones y cálculos tan científicos como los asesores positivistas de don Porfirio. Muchos, en su momento, auguraban que la columna iba a desmoronarse ante el primer temblor.

El Ángel no se cayó, lo que se cayó fue el Porfiriato. (…)

En los suburbios de la ciudad, en las pulperías y palenques, en las milpas campesinas, en plazas y mercados, se escuchaban voces populares en corridos y rancheras:

Yo no he visto candidato
que no sea convenciero;
cuando suben al poder
no conocen compañero.
Zapata le dijo a Villa:
-Ya perdimos el albur;
tu atacarás por el Norte,
yo atacaré por el Sur.
Ya con ésta me despido
porque nosotros nos vamos
que se termina el corrido:
despierten ya mexicanos.

La primera revolución del siglo XX latinoamericano está en  marcha”.

A cien años de aquella Revolución un poeta vuelve a decir BASTA, y con él un pueblo:

El mundo ya no es mundo de la palabra
Nos la ahogaron adentro
Como te asfixiaron, como te desgarraron a ti los pulmones
Y el dolor no se me aparta, sólo tengo al mundo
Por el silencio de los justos
Sólo por tu silencio y por silencio, Juanelo.

Javier Sicilia

El poeta señaló:

“(…) Este silencio doloroso y terrible está gritando cuatro hermosas y profundas palabras: dignidad, paz, justicia y concordia. Ese es el grito que está en el latido de nuestro amado México, el grito de nuestros hijos a quienes la inmisericorde violencia les asfixió la palabra en los pulmones y el de los que estamos aquí, de pie, sembrando nuestra esperanza y gritando por ellos (…)”.


Fuentes de la información

Patricia Funes. México: centenario y revolución. En:  El Bicentenario: 1910 – 1929.  Argentina. Presidencia de la Nación.

Sobre Javier Sicilia.  Ver: Voz y Mirada de España y América.


 

About these ads

5 pensamientos en “Poema de Javier Sicilia a su hijo Juanelo”

  1. Para quienes no lo sepan este poema fue escrito por Javier Sicilia a su hijo quien fue una más de las cientos de víctimas que han perdido la vida en México y cuya muerte no ha sido aclarada, como tantas otras. Javier Sicilia a pesar del gran dolor que está viviendo junto con su familia y la otros que padecieron ese día ha sacado entereza y valentía pidiendo a la población mexicana se sume e imponga su derecho a la justicia, misma que se ha venido desvaneciendo en gran parte porque nosotros los mexicanos lo hemos venido permitiendo, siendo demasiado laxos y descuidados con la justicia en nuestro país. Por eso los mexicanos lo menos que podemos hacer es unirnos a este hombre valiente quien solicita la suma del pueblo mexicano para demandar nuestros derechos básicos.

    1. Gracias, Sofía. Que la memoria de Juanelo y de todas las víctimas en las voces del poeta y de todos los que reclaman justicia sea ese candil que marque el camino hacia la verdad, la justicia, la equidad, que la memoria histórica lo sea. Que no se apague ese candil.
      Caminamos con ustedes.

  2. creo que solo alguien que ha perdido un hijo sabe lo que duele está ausencia mi más sentido pesame al poeta Javier Sicilia

    1. Gracias, Erika. Uno puede acompañar, solidarizarse pero solo quien pierde un hijo, una hija sabe lo que se siente frente a una situación tan trágica y terrible. Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.