¡Sahara libre!

Por: Alejandra Moglia

El ministro saharaui para las relaciones con los países latinoamericanos Hash Ahmed visitó recientemente Buenos Aires con el objetivo que Argentina reconozca la República Saharaui. También se encontró con los dirigentes de la CTA quienes manifestaron que la causa saharaui es su propia causa.

Es importante destacar que el pasado 25 de abril se reunieron en Colombia cien parlamentarios de Argentina, Colombia, Chile, Panamá y Perú quienes le enviaron a Néstor Osorio, el presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas un manifiesto en el cual solicitan la intervención ante la grave situación que padece el pueblo saharaui.

Los parlamentarios dijeron que:

esta es una oportunidad histórica para que Naciones Unidas incluya en el mandato de la MINURSO, la insoslayable tarea de vigilar y proteger los derechos humanos más elementales en el momento en que los pueblos del norte de África, incluyendo el pueblo Saharaui, alzan sus voces por un futuro mejor.

 Además, se le pide a la ONU que

se encargue de forma inmediata de garantizar la protección de los derechos humanos de los habitantes, abriendo el territorio a los observadores internacionales y a la prensa independiente.

 Son 84 los países que han reconocido la independencia de la RASD. Sin embargo, al día de hoy la ONU todavía no lo ha hecho.

Fotografía de Luisa Sánchez

El Pueblo Saharaui vive en el Sahara Occidental. Un día un grupo de españoles tuvieron un sueño, crear un bibliobús que lleve libros a los niños del Sahara Occidental y así nació Sahara Bubisher.

 El Bubisher comenzó como un bibliobús cargado de libros para que recorra escuelas y funcione como biblioteca ambulante dirigida a los chicos, jóvenes y adultos. El proyecto creció y hoy en día son muchos los voluntarios y colaboradores.  Actualmente se está construyendo una biblioteca fija en Smara con el objetivo que de ella partan más bibliobuses a otras wilayas. 

Dice el escritor Gonzalo Moure:

Ya no importa qué cadena de azarosas coincidencias, de acontecimientos y de voluntades hicieron posible el Bubisher. Ya no es un sueño, y si aún se le puede llamar “proyecto” es porque todavía tiene que crecer. El Bubisher ya rueda y vuela, y lleva lectura, sueños, y cultura y futuro, a los niños de los campamentos de refugiados del Sáhara. Niños que estudiaban el castellano
como una lengua casi muerta, en pizarras desgastadas y en escuelas de tanta dignidad como escasez. Con gramática y caligrafía, pero sin cuentos. Es decir, sin motivo ni atractivo para los propios niños.
Escritores, poetas, editores, bibliotecarios, maestros, profesores, gente… nos unimos hace ya unos años para enseñar y también para aprender, para llevar lectura allí y para encontrar el verdadero sentido de la cultura allí, pero también aquí.
El “bubisher” es el pájaro más modesto del desierto. El pequeño bubisher siempre fue un pájaro de buenas noticias, heraldo de lluvia serena y de pasto abundante. Nada más delicioso para los que hemos viajado en el bibliobús que lleva ese nombre que oír a los niños gritar alborozados “¡Bubisher, Bubisher!”, como lo saludaban sus abuelos cuando eran niños, y los abuelos de sus abuelos. Distinta hierba, ahora hierba de conocimiento, de cuentos. Siempre buenas noticias.  En: La máquina de los cuentos. [Seguir leyendo]

En el  sitio Web Bubisher se explica porqué el Bubisher es una suma de voluntades:

 Que un camión cargado de libros (¡Y de libros nuevos, de buenos libros!) ruede por el desierto visitando diariamente las escuelas, atendiendo a clubes de lectura, leyendo con grupos de niños, fomentando encuentros con mujeres, formando a profesores, creando puestos de trabajo en el Sáhara… no es fruto de la casualidad.

Tampoco lo es que estemos a punto de acabar una Biblioteca, que servirá de “Nido” a otros pájaros que vuelen leyendo por el desierto.

El trabajo actual es fruto de tres años de ensayos, con aciertos y también con algunos errores, de los que hemos ido aprendiendo.

Ha sido necesaria la colaboración de escritores, bibliotecarias, libreros y librerías, animadores, cuentacuentos, editores y editoriales, maestros… Y niños y jóvenes que apoyaron este proyecto con entusiasmo. Muchas personas que, aquí y en medio del desierto, han hecho posible lo que hace años era un sueño.

Y los sueños continúan y se van haciendo realidad.

El Bubisher y los chicos. Cortesía de Luisa Sánchez

Luali es el poeta de la generación de la amistad. El 21 de marzo de este año se reunió con los niños Poetas por la Libertad de Mahbes y las Pink ladies, de Farsía en “La Curva del Nido”. En ese encuentro echaron a volar las palabras y nació el poema:

Me dice el sol cada mañana
Levántate,
Te doy mi calor,
Inundaré de luz tu pequeño mundo.

Y orientaré tu mirada
Hacia una nueva mañana
De esperanza.

Meceré tu cuerpo de niño
En mis cálidos brazos
Hasta que duermas.

Y mañana,
Como cada mañana,
Te diré levántate
Y te volveré a dar mi calor.

Y así
Hasta el fin de tus días.

Haz que mi luz
No se derrame en vano.

Todos los que forman parte del Bubisher y los que apoyan su causa claman ¡Sahara Libre!

Fotografía de Luisa Sánchez

En diciembre del pasado año, el premio Nobel de la Paz, Adolfo Perez Esquivel pidió la intervención urgente de la comunidad internacional debido a las gravísimas violaciones a los derechos humanos que sistemáticamente viene sufriendo el pueblo saharaui.

Dijo Perez Esquivel:

Hacemos un llamado a la comunidad internacional, a la conciencia y autodeterminación de los pueblos a  reclamar una solución política justa y humanitaria  para que el pueblo saharaui recupere sus derechos.
Esperamos que la suma de voluntades de los pueblos del mundo logre encontrar los caminos de solución, para alcanzar la Paz en la dinámica de vida y derecho de verdad y justicia del pueblo saharaui.
Espero que el Gobierno Argentino, en quien deposito mi confianza, reconozca la República Saharaui. Destaco que el gobierno de mi país ha realizado una labor trascendental en materia de derechos humanos y éstos son actualmente política de Estado. Es por ello que confío plenamente que la respuesta al pedido del pueblo saharaui será positiva.

"Hamida, el cazador de estrellas", de Luisa Sánchez. Fotografía ganadora del Primer Premio en el Concurso de Fotografía Artística del Círculo Mercantil e Industrial de Vigo

Como dice la escritora española Asunción Carracedo en su poema El horizonte de la palabra

Que tu mirada
no pierda nunca
el horizonte 
de la PALABRA
(*Libertad*)

¡Sahara Libre!

Le agradezco infinitamente a la Coordinadora de Voluntarios del Bubisher, Luisa Sánchez, el permitirme publicar sus fotos.

VER:

EN FACEBOOK