Permanencia, Elizabeth Azcona Cranwell

Elizabeth Azcona Cranwell

El cielo es curvo y cierto de humedad
cielo de confesiones incumplidas.

Es en vano llenar de gestos nuevos los huecos de la
tarde, adorar cada día un reflejo distinto, andar
cazando vida muy lejos de la orilla del corazón.

El amor envejece
y es tu voz la que precipita el desasosiego del atardecer.

Esto eres tú todavía, todavía tu intento insostenible,
todavía tu rostro, la gran dulzura desesperada.

Mi soledad saqueada por amigos sonrientes, ahora por
momentos su eterno descubrir.

Y de mi triunfa siempre la nostalgia, esa ardiente
insegura.

En el colmo del tiempo volveré a dedicarme a tu mirada.
El amor rozará muchas veces el borde de mi noche.
No te destruirá.

Elizabeth Azcona Cranwell

Bayley, E. – […y otros] La poesía del cincuenta. Buenos Aires: CEAL, 1981.