Archivo de la categoría: CORTÁZAR JULIO

Lanzamiento del Año Cortázar

En el marco de la inauguración de la muestra Rayuela. 50 años, mañana a las 17:30 hs., se desarrollará el acto de lanzamiento del Año Cortázar 2014 en el hall central de la Televisión Pública.

La muestra reúne primeras ediciones de libros de Cortázar los cuales forman parte del patrimonio de la Biblioteca Nacional, dibujos y fragmentos de Rayuela y el retrato que hizo Sara Facio. Habrá también un espacio dedicado a la historieta La raíz del ombú escrita por Julio e ilustrada por Alberto Cedrón.

La curaduría y diseño de la exposición está a cargo de de la Casa Nacional del Bicentenario, de la Secretaría de Cultura de la Nación, producción de la Televisión Pública y apoyo de la Fundación Internacional Argentina (FIA).

Podrá visitarse hasta el 10 de julio, de lunes a viernes de 9 a 20 hs. en la TV Pública

Más información en: Télam

La Cruz del Sur, de Julio Cortázar (letra) y Edgardo Cantón (música), en la voz del Tata Cedrón

Vos ves la Cruz del Sur
y respirás el verano con su olor a duraznos
y caminás de noche mi pequeño fantasma silencioso
por ese Buenos Aires, por ese siempre mismo Buenos Aires.

Extraño la Cruz del Sur
cuando la sed me hace alzar la cabeza
para beber tu vino negro, rnedianoche.
Y extraño las esquinas con almacenes dormilones
donde el perfume de la yerba
tiembla en la piel del aire.

Extraño tu voz,
tu caminar conmigo por la ciudad.
Comprender que eso está siempre allá
como un bolsillo donde a cada rato
la mano busca una moneda, el peine, llaves,
la mano infatigable de una oscura memoria
que recuenta sus muertos.

La Cruz del Sur, el mate amargo
y las voces de amigos
usándose con otros.
Me duele un tiempo amargo
Ileno de perros y desgracia
la agazapada convicción de que volver es vano.

Comprender que un mar es más que un mar,
que la muerte se viste de distancia
para llegar de a poco, lenta, interminable,
como una melodía que se resuelve al fin
en humo de silencio.
Extraño ese callejón
que se perdía en el campo y el cielo
con sauces y caballos y algo como un sueño.
Y me duelen los nombres de cada cosa
que hoy me falta,
como me duele estar tan lejos
de tu caricias y de tus labios.

Extraño tu voz
tu caminar
conmigo por la ciudad.

Julio Cortázar

Música: Edgardo Cantón

Julio Cortázar: algunos textos en su voz

Los ídolos infunden respeto, admiración, cariño y, por supuesto, grandes envidias. Cortázar inspiraba todos esos sentimientos como muy pocos escritores, pero inspiraba además otro menos frecuente: la devoción. Fue, tal vez sin proponérselo, el argentino que se hizo querer de todo el mundo. Sin embargo, me atrevo a pensar que si los muertos se mueren, Cortázar debe estar muriéndose otra vez de vergüenza por la consternación mundial que ha causado su muerte. Nadie le temía más que él, ni en la vida real ni en los libros, a los honores póstumos y a los fastos funerarios. Más aún: siempre pensé que la muerte misma le parecía indecente. En alguna parte de La vuelta al día en ochenta mundos un grupo de amigos no puede soportar la risa ante la evidencia de que un amigo común ha incurrido en la ridiculez de morirse. Por eso, porque lo conocí y lo quise tanto, me resisto a participar en los lamentos y elogías por Julio Cortázar. Prefiero seguir pensando en él como sin duda él lo quería, con el júbilo inmenso de que haya existido, con la alegría entrañable de haberlo conocido, y la gratitud de que nos haya dejado para el mundo una obra tal vez inconclusa pero tan bella e indestructible como su recuerdo.


Gabriel García Márquez*

Fragmento de “El argentino que se hizo querer de todos”.

Extraído de “Manual de Cronopios” (Francisco J. Uriz) – Ediciones de la Torre ©1992

FUENTESololiteratura.com