Archivo de la categoría: GONZÁLEZ HORACIO

Escenas de la novela argentina. Clases abiertas con Ricardo Piglia – 4º programa

En esta última clase Piglia abordó la temática de la utopía a través de la obra de Macedonio Fernández, y también, sus vínculos y tensiones con las principales corrientes y escritores de novelas argentinos. Participaron Horacio González y Carlos Ulanovsky.

Debate sobre Borges y Oesterheld

Horacio González y José Pablo Feinmann debatieron en el programa 678 acerca de Borges y Oesterheld, la obra de ambos y sus acciones políticas, y también, a partir de estos autores, reflexionaron sobre literatura y política.

Horacio González es sociólogo, docente y ensayista. Es el director de la Biblioteca Nacional.

José Pablo Feinmann es filósofo, ensayista, docente y guionista.

Este debate formó parte del programa 678 emitido el pasado jueves por la TV Pública. 

Museo del Libro y de la Lengua

Su objeto central es el libro y la lengua hablada por los argentinos, en su heterogeneidad regional y en sus transformaciones producidas por la coexistencia con otras lenguas y por la recreación que realizan los hablantes. La lengua es el tesoro común y a la vez una suma de tañidos singulares.

Biblioteca Nacional.

Museo del Libro y de la Lengua

El pasado 29 de septiembre se presentó oficialmente el Museo del Libro y de la Lengua que depende de la Biblioteca Nacional y que tiene como objeto central “al libro y la lengua hablada por los argentinos“.

Estuvieron presentes la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el director de la Biblioteca Nacional Horacio González. la directora del Museo María Pía López junto a otras personalidades de la cultura.

El 10 de octubre abrirá sus puertas al público quien podrá recorrer mediante dispositivos lúdicos, artísticos y tecnológicos los tramos más importantes de la cultura argentina.

En una entrevista realizada por Silvina Friera para Página/12, Horacio González expresó:

Cuando pensamos el Museo, partimos de la lengua como experiencia viva que caracteriza una suerte de libertad en la existencia. No se parte de la norma, pero la norma es otro tipo de existencia que implica instituciones. Hace mucho tiempo que está semirresuelto el problema con la Real Academia, que fue motivo de disputa en el siglo XIX y llevó a la renuncia de Juan María Gutiérrez, que había sido designado miembro de la Real Academia Española. Se puede considerar que hay un avance de posiciones de las regiones latinoamericanas en relación con cómo amplió la Real Academia su visión del español. Pero permanece un poco la idea de un hilo conductor que atraviesa toda la historia argentina, que es la construcción de su literatura a través de los usos más plásticos de la lengua. Yo creo que el Museo va a intervenir fuertemente en la vida universitaria, en la investigación sobre la lengua y quizá también en la escritura argentina. Es un pequeño artefacto muy poderoso desde el punto de vista de la política cultural, cuya potencialidad está por verse.

La última vez que se elaboró un mapa lingüístico de la Argentina fue en los años ’60; una investigación que realizó la lingüista Berta Elena Vidal de Battini para el Ministerio de Educación. “Ella relevó el mapa lingüístico trabajando con los maestros”, recuerda López. “Fue el primer libro oficial, del Ministerio de Educación, donde se reconoció legítimo el voseo; la primera vez que una institución no condenó el voseo y lo sostuvo como una forma usual de la Argentina. Hubo un intento similar de Ofelia Kovacci en los ’90 –creo que llegó a relevar dos o tres provincias–, pero quedó interrumpido por su muerte.”

El sitio de la Biblioteca Nacional señala lo siguiente:

El primer piso, donde el objeto expositivo es el libro pensado a partir de ciertos núcleos relevantes: las traducciones, las prohibiciones, la pedagogía política, el surgimiento de nuevos públicos, las escrituras de emergencia. Además de las vitrinas con la exposición de libros, el visitante se encontrará con un mapa de las editoriales argentinas, desde la Imprenta de Expósitos hasta el presente. Y, finalmente, con un manuscrito de un escritor central: el Cuaderno de bitácora de Rayuela de Julio Cortázar, para encontrar las huellas de la autoría particular que está en la prehistoria de cada libro.

El segundo piso, donde se encuentra la sala de exposiciones temporarias, que en este primer momento contará con una instalación artística de Roberto Jacoby sobre el artículo 14 bis de la Constitución Nacional. En los techos inclinados, visibles desde todo el Museo, se proyectará un mural de letras interactivas que irán componiendo textos a medida que los visitantes caminen por este piso.

Dentro del edificio se encuentran las cuatro lunetas que pertenecieron a las Galerías Pacífico, antes de su reciclaje y reapertura en 1992. Son murales realizados por los artistas Spilimbergo, Urruchúa, Castagnino y Colmeiro, que se encontraban bajo custodia de la Biblioteca Nacional y se han incorporado como parte de la muestra del edificio. Todos ellos se encuentran en proceso de restauración que se continuará a la vista del público. La recuperación de los mismos es central para el patrimonio público del país. [Seguir leyendo]

Hace casi un año atrás se hacían las mudanzas de estos murales.

FUENTES

Friera, Silvina. Cuando el lenguaje es más que pieza antigua. En: Página/12, 30 de septiembre de 2011

El Museo del Libro y de la Lengua. En: Biblioteca Nacional 

“Borges lector”, una muestra biblio-hemerográfica

Desde el martes 12 de julio se expone en la Biblioteca Nacional parte de la colección Jorge Luis Borges,  conformada por libros donados por el mismo Borges a dicha institución.

Dice Horacio González, director de la Biblioteca Nacional:

“La imposible tarea de escindirnos de Borges o de imaginar el momento en que comenzamos a leerlo, podría ser explicada por el hecho de que cada vez que lo leemos –y por imperio de sus propios acertijos, esto es, el contraste que cada cosa contiene consigo misma en el mero acto de enunciarla– somos víctimas o espejos, lo que sería lo mismo, de sus propios juegos con el acto de lectura y el lector. El sentimiento de siempre haber estado allí lo provoca una literatura que hace del acto real de lectura un artificio de su requerida y proclamada condición atemporal”.

Durante este mes de agosto se realizan visitas guidadas a esta muestra  todos los martes, en el horario de las 16 hs. Las mismas están a cargo de Laura Rosato y Germán Álvarez.

La exposición se cierra con la realización de las Primeras Jornadas de Borges Lector, los días 14, 25 y 26 de agosto, con la participación de Daniel Balderston, Iván Almeida, Alberto Rojo, Alfonso de Toro, Carlos Gamerro, y Guillermo Martínez, entre otros.