Archivo de la categoría: SAAVEDRA

Saavedra

Mi barrio

Por: Alejandra Moglia

 

Fotografía: Parque Saavedra, por Alejandra Moglia

Saavedra es uno de los barrios más grandes de la ciudad de Buenos Aires, con más espacios verdes y una baja densidad demográfica, además es el barrio en que nací.

El señor Núñez lo fundó un 27 de abril de 1873, exactamente el mismo día en el que fundó otro barrio que lleva su apellido. La fundación de Luis María Saavedra se dedicó al presidente de la Primera Junta Cornelio Saavedra pero lleva el nombre de su sobrino. Es el único barrio porteño con acta fundacional, y la misma se encuentra exhibida en el Museo Histórico Cornelio Saavedra.

Mis abuelos y sus sobrinos. Fotografía familiar

En Saavedra convivía la gente de trabajo con el malevaje más peligroso. Fueron tierras regenteadas por los hermanos Trifulca quienes se dedicaban al oscuro negocio del juego y la prostitución. Sin embargo, junto a esa marginalidad tan llena de misterio que embriagaba al mismo Jorge Luis Borges se fue consolidando una comunidad barrial con empuje y deseos de progreso hasta constituirse en uno de los barrios más tranquilos, luminosos y arbolados de la ciudad de Buenos Aires.

Borges fue un visitante asiduo de este barrio. Le gustaba caminar por sus calles junto a Xul Solar, Francisco Luis Bernárdez y Adolfo Bioy Casares. Existen muchas anécdotas al respecto, una de ellas cuenta que fueron detenidos por un policía que al verlos tan bien vestidos los intimó a abandonar el barrio porque sus vidas podrían correr peligro.

La escritora Norah Lange, esposa del poeta Oliverio Girondo vivió en el vecino barrio de Urquiza pero nació en la calle Tronador, una de las calles más conocidas de Saavedra, a la que le dedicó su hermoso poema La calle de la tarde. Leónidas Barletta, en cambio, ha narrado una Saavedra de aires campestres.

El genial Leopoldo Marechal ha situado a los Amundsen de su Adán Buenosayres en este barrio mientras que Bioy Casares reunió a los personajes del Sueño de los héroes en el Café Platense.

Edmundo Rivero ha contado en su libro Una luz de almacén que en Saavedra un hombre construyó un boliche con forma de ataúd como agradecimiento al cura que le salvó la vida. Este hombre había sido dado por muerto y durante su cortejo fúnebre el sacerdote escuchó ruidos extraños en el cajón. Lo mandó a abrir y apareció el hombre con vida. El boliche fue conocido por años como el cajón del muerto y, aunque el edificio fue tirado abajo su nombre y su recuerdo continúan vivos.

Son muchos los artistas que han hecho historia dentro de la cultura nacional y que han sido vecinos del barrio de Saavedra. Se destacan tres gigantes: Roberto Goyeneche, Edmundo Rivero y Lino Spilimbergo.

Saavedra atesora hermosos parques y tres mini barrios muy diferentes entre sí. La Avenida García del Río es un boulevard por el que circulaba el arroyo Medrano y cuyas márgenes estaban unidas por pintorescos puentecitos. Eran puentes que no sólo unían márgenes sino también vidas como ha sido el caso de mis abuelos Irene y Santiago quienes se conocieron y enamoraron cruzando una y otra vez esos puentes.

Actualmente, los habitantes de otros barrios eligen a Saavedra por sus espacios verdes, por la enorme cantidad de árboles (ceibos, paraísos, tilos, palos borrachos, plátanos, gomeros, eucaliptos, fresnos, etc.) lo que hace que también sea un lugar elegido por una gran variedad de pájaros como zorzales, gorriones, loritos, pájaros carpinteros, colibríes, etc.

En la primavera la atmósfera predominante está fuertemente impregnada por el aroma penetrante de los tilos, los jazmines y los paraísos, y durante las noches de verano es el jazmín del país en que se instala en el ambiente junto a los acordes del tango y la milonga, muchas veces entremezclados con los de la murga.

A los espacios verdes se le suma la arquitectura saavedrina todavía caracterizada por una mayoría de casas bajas con típicos jardincitos y patios de antaño llenos de rosales, alegrías del hogar, lazos de amor y jazmines. En el recuerdo quedan las antiguas casonas de las quintas que el progreso arrasó.

Saavedra enamora a todo aquel que guste respirar su esencia profundamente porteña y barrial con aires de nostalgia que se hace presente en los recuerdos de otros tiempos que traen los paraísos en flor y los jazmines del país, en las flores del ceibo que se tornan irreverentes en contraste con la infinidad de tonos de verde de los otros árboles, en la musiquita de la calesita del parque que nos devuelve la infancia, será que en Saavedra se respira a niñez.

Uno de los tesoros más hermosos que conserva el barrio es que cada vecino es reconocido por su nombre, y los que ya partieron continúan en el corazón de quienes seguimos habitándolo como Florinda y Marcial los almaceneros que amé profundamente. Todavia permanece en el recuerdo de muchos de nosotros las tardes y las noches de verano compartidas en la vereda, y Goyeneche que aunque se fue, sigue estando con nosotros.

Y si bien los organitos ya no suenan y las casonas y los umbrales son sólo sombras de un pasado irrecuperable, sigue estando la calle, el sol, la tarde y la mano hospitalaria como tan bellamente lo ha escrito Norah Lange en su poema dedicado a la calle Tronador.

 

La calle de la tarde, Norah Lange
Una mañanita azul
el sol cayó en mis manos.
Los rayos se pasearon por los caminos
de mis brazos
El beso de oro
hizo sangrar mis dedos.
todo el cristal se rompió de llanto
y el camino
largo como un siglo
formó otro horizonte.
Tus pupilas como pájaros sin alas
abarcan la mañana.
La ciudad hunde su grito
tras un sufrimiento de luz.
Medio día de sol y de organitos.
El dolor se adhiere a las rejas
con un vago temblor de enredadera.
Una ausencia de limosna
sobre la mano fría.
La calle se acoge a los árboles.
El umbral de mi casa
traduce sus penas
con un rosario de pasos.
Mi corazón se abre a la tarde.
La tarde se oculta tras las rejas
 ———————————————————————————-como una mano hospitalaria.
 
 Foto: Casa de Norah Lange, en la calle Tronador

Fuente y copyright del poema y la imagen: Sitio oficial de Oliverio Girondo y Norah Lange. http://www.girondo-lange.com.ar/

Referencias bibliográficas sobre el barrio de Saavedra

ALAUZIS, Adrián. “Centro Atómico Constituyentes: un micromundo complejo y atrapante”–. [Artículo electrónico] — En: PERIÓDICO el barrio. Año 1, Nº 1 (abril, 1999) —
http://www.periodicoelbarrio.com.ar (consultado el 17 de septiembre de 2008)

AMERISE, Julián. “La vida marrón y blanca : el club que se hizo popular en Saavedra cumplirá un siglo el próximo 25 de mayo”. – [artículo electrónico] — En: PERIÓDICO el barrio. Año 7, Nº 74 (mayo, 2005) — http://www.periodicoelbarrio.com.ar (consultado el 18 de septiembre de 2008).

ARTOLA, Daniel. “Magda Frank: de Transilvania a Saavedra”. [artículo electrónico] — En: PERIÓDICO el barrio. -Año 1, Nº 11 (febrero, 2000) — http://www.periodicoelbarrio.com.ar (consultado el 17 de septiembre de 2008)

BARLETTA, Leónidas. La ciudad de un hombre. — Buenos Aires : Rueda, 1943. –324 p.

“El BARRIO de Saavedra : una breve descripción del barrio”. [Página Web]. –Club Social y Deportivo Estudiantes del Norte. –http://www.estudiantesdelnorte.com.ar (Consultado el 9 de noviembre de 2008)

Los BARRIOS gemelos de Buenos Aires: Saavedra y Núñez fueron fundados el mismo día por la misma persona”.— [artículo electrónico] — En: PERIÓDICO el barrio. Año 5, Nº 50 (mayo, 2003). — http://www.periodicoelbarrio.com.ar — (consultado el 17 de septiembre de 2008)

BERRUTTI, Rafael. Evolución histórica de los barrios Saavedra y Núñez: antecedentes 1580 – 1873. –- 1 ed –- Buenos Aires : Rafael Berrutti, 1995.

BIOY CASARES, Adolfo. El sueño de los héroes. -–Buenos Aires : Emecé, 1989. –238 p.

CRISCUOLO, Eduardo. “Roque Sáenz Peña, un barrio dentro de Saavedra”.— [artículo electrónico]. — En: PERIÓDICO el barrio. Año 6, Nº 70 (enero, 2005) — http://www.periodicoelbarrio.com.ar . –(consultado el 17 de septiembre de 2008)

CRISCUOLO, Eduardo y Benini, Marcelo. “Barrios de novela : numerosas obras literarias de autores prestigiosos transcurren en Villa Urquiza, Saavedra y Coghlan”.—[artículo electrónico] — En: EL PERIÓDICO el barrio. Año 2. Nº 22, enero 2001 –http://www.periodicoelbarrio.com.ar – (consultado el 17 de septiembre de 2008)

FUNDACIÓN e historia de Saavedra”. [Página Web]. –Club Social y Deportivo Estudiantes del Norte. –http://www.estudiantesdelnorte.com.ar (Consulta del 9 de noviembre de 2008)

IDEZ, Ariel. “Borges en Saavedra”. En: PERIÓDICO la luna de Saavedra. –Año 7, Nº 64 (junio, 1999).

LUCCHETTI, Jorge. “Donde la arquitectura tocó el cielo: parroquia San Isidro Labrador”.—[artículo electrónico] — En: PERIÓDICO el barrio. Año 4, Nº 42 (septiembre, 2002) – http://www.periodicoelbarrio.com.ar – (consultado el 17 de septiembre de 2008)

————————— “Los encantos de una auténtica ciudad – jardín: barrio Cornelio Saavedra”—[Artículo electrónico] — En: PERIÓDICO el barrio. Año 3, Nº 40 (julio, 2002) — http://www.periodicoelbarrio.com.ar — (consultado el 17 de septiembre de 2008)

—————————– “García del Río, el boulevard inconcluso”.—[artículo electrónico] – En: PERIÓDICO el barrio. Año 4, Nº 44 (noviembre, 2002) –http://www.periodicoelbarrio.com.ar — (consultado el 17 de septiembre de 2008)

MARECHAL, Leopoldo. Adán Buenosayres. –- Buenos Aires : Sudamericana, 1966. –643

POMBO, Eduardo. Saavedra : un barrio y un tiempo añorados. –- Buenos Aires : [s.n], 1992. –-113 p.

Los PRIMEROS boliches: pulperías, fondas y tabernas”. [Página Web]. –Club Social y Deportivo Estudiantes del Norte. –http://www.estudiantesdelnorte.com.ar (Consulta del 9 de noviembre de 2008)

RIVERO, Edmundo. Una luz de almacén. –Buenos Aires : Emecé, 1982. –252 p.

SAAVEDRA”. –En: Argentina pueblo a pueblo. – v.1 – p. 100 – 101. –Buenos Aires : Arte Gráfico Editorial Argentino, 2006. — 20 v.

-“SAAVEDRA: gente de trabajo”–. Pozzi, Ernesto… [y otros]..—p. 1-8. –En su: Historias de Buenos Aires. Buenos Aires. Año 1, Nº 4 (julio 1987).

SAAVEDRA : la historia de nuestro barrio. –- Buenos Aires : CEPAS, [199-], — 34 p.

TORRES DE MICELI, M. “El polaco : Saavedra, Platense y tango”. – p. 5- 6. – En: REVISTA Platense informa. No. 6 (septiembre, 2002).

ZITO, Carlos Alberto. El Buenos Aires de Borges. Buenos Aires : Aguilar, 1999. – 258 p.