Archivo de la categoría: PINTURA

Madre y niño, de Oswaldo Guayasamin

Mi madre era una verdadera poesía, estaba siempre en gestación, tocaba la guitarra y cantaba a maravilla. Me enseñó los primeros acordes, las primeras voces. Recuerdo que de niño trataba de copiar un cielo rojizo, tormentoso. Seguramente no podía darle luminosidad y mi madre que entendía mi angustia, sacó en un platito de barro un poco de leche de su seno y me la dio, para ver si mezclando su esencia con mis colores, alcanzaba la luz. Mi madre era como el pan recién salido del horno. Me dió las dos vidas que tengo. Era y sigue siendo una tierna poesía.

Mientras viva siempre te recuerdo.

Guayasamín

De “El tiempo que me ha tocado vivir”

“Madre y niño”, Oswaldo Guayasamin, 1989

Obra perteneciente a la colección “La Edad de la ternura“, pintada por el artista desde 1988 hasta 1999.

Oswaldo Guayasamin nació en Quito en 1919 y falleció en 1999, dejando una obra prolífica y reconocida mundialmente por su enorme talento como artista y su activo compromiso social con los marginados y olvidados de nuestro continente. 

Sobre él dijo Pablo Neruda:

Los nombres de Orozco, Rivera, Portinari, Tamayo y Guayasamín forman la estructura andina del continente. Son altos y abundantes, crispados y ferruginosos. Caen a veces como desprendimiento o se mantienen naturalmente elevados, unidos territorialmente por la tierra y por la sangre, por la profundidad indígena. (…)

Guayasamín es uno de los últimos cruzados del imaginismo; su corazón es nutricio y figurativo, está lleno de criaturas, de dolores terrestres, de personas agobiadas, de tortura y de signos. Es un creador del hombre más espacioso, de las figuras de la vida, de la imaginación histórica. (EN: Guayasamin.org)

FUENTE: Guayasamin.org

Käthe Kollwitz

Me gustaría influir en esta época en que los seres humanos están tan perplejos y necesitados de ayuda.

Käthe Kollwitz, 1922

Käthe Kollwitz nació en Königsberg, Alemania, en 1867 .

Desarrolló sus estudios y trabajos en Berlín, Munich y, también, Florencia. Se dedicó especialmente a la gráfica y su estilo fue pasando del naturalismo al expresionismo. Trató con artistas como Max Klinger quien ejerció una profunda influencia sobre su obra. También ha recibido influencias de Edvar Munch. Hoy en día se la conoce como una de las artistas más importantes del realismo crítico.

Fue exitosa y reconocida en su época, y durante el Tercer Reich estuvo prohibida, siendo catalogada por el régimen como artista degenerada. Realizó carteles y pancartas antiguerra, sus dibujos fueron claves en los manifiestos de protesta contra el nazismo, la guerra y la opresión.

Rostros de niños hambrientos, madres desesperadas, desamparados, muerte, explotación y miseria constituyen los elementos centrales de su obra que denuncia la injusticia y la brutalidad.

Desde 1933 vivió recluída hasta su muerte, en abril de 1945, faltando muy poco para la caída de Berlín.

A través de su obra, Käthe Kollwitz le puso voz a las mujeres y a los niños de todas las guerras, convirtiéndose en la protesta y en el reclamo de todos los desamparados.

Ver:

Käthe Kollwitz Museum Köln

Käthe Kollwitz Museum Berlin