Archivo de la categoría: FRANCIA

Te lo dije, Paul Éluard

Te lo dije para las nubes
te lo dije para el árbol del mar
para cada ola para los pájaros en las hojas
para los guijarros ruidosos
para las manos familiares
para el ojo que se vuelve rostro o paisaje
y el sueño le da el cielo de su color
para toda la noche bebida
para la reja de los caminos
para la ventana abierta para la frente descubierta
te lo dije para tus pensamientos para tus palabras
toda caricia toda confianza se sobreviven.

Paul Éluard
L´amour la poésie

Breton, André – […y otros]. La poesía surrealista. Antología. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina, 1980

El cielo, Francis Picabia

París brilla a la luna
desde lo alto del cielo.
Los tranvías pasan
como la muerte.
La muerte es un caminito
para todo el mundo.
La muerte es una estatua.

Las mejores familias
tienen la edad de la razón
me gusta más el cacao
de los mendigos
que no se resignan
por miedo a morir
ya que las iglesias no son más vírgenes.

Usad siempre la puerta lateral
para subir al cielo.
Felizmente el cielo para mí
está al fin del mundo.
Dios vive en una caja fuerte
de la que los pobres nunca tendrán la llave.

Francis Picabia

En: Thalassa dans le désert

Breton, André – […y otros]. La poesía surrealista. Antología. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina, 1980

Los gatos que miran, Francis Picabia

Los gatos que miran a los pájaros
tienen ojos que piensan
los pájaros que miran a los gatos
tienen ojos que dudan
los míos se cierran
para meditar sobre los milagros.

Francis Picabia

De: Oui non, PAB

Canta: Antony Hegarty

Breton, André – […y otros]. La poesía surrealista. Antología. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina, 1980

El paso del general, Francisco Álvarez Velasco

Con su paso un-dos, ahora avanza la muerte
con su paso un-dos, con su paso un-dos,
el paso que le marcan generales solemnes.

Husmean en sus mapas con reglas y compases,
señores de la guerra,
buscadores de vidas, buscadores de sangres.

De par en par los ojos
y en los ojos la niebla,
hay un niño en silencio…

Con sus muchas medallas de lata rutilante,
con su paso un-dos, con su paso un-dos.

… en los ojos del miedo,
otro niño escuchando
el reloj de su hambre.

Imponentes, deciden “hasta aquí la nación”.
Luego se condecoran con su paso un-dos,
con su paso un-dos, con su paso un-dos.

Si suena la trompeta
si el tambor os convoca,
si llama el General…

La oquedad de los pechos resuena en las arengas.
Relumbran las medallas de lata rutilante
que ganan con la muerte.

… equivocad el paso,
ese paso un-dos,
ese paso un-dos…

Y la muerte, si llega con su paso, es temprana,
con su paso un-dos, con su paso un-dos.

… equivocad el paso,
ese paso un-dos,
ese paso un-dos…

(c) Francisco Álvarez Velasco

Voces de Francisco Álvarez Velasco y María García Esperón

 

Le pas du général 

En marchant au pas une – deux, voici qu’avance la mort 
au pas cadencé une – deux, au pas cadencé une – deux 
le pas que marquent les généraux solennels. 

Ils fouinent dans leurs cartes avec des règles et des compas, 
seigneurs de la guerre, 
traqueurs de vies, de sang avides. 

… les yeux démesurément ouverts
et dans les yeux la brume, 
un enfant silencieux…

Avec leurs batteries de médailles de fer blanc étincelant 
au pas cadencé une – deux, au pas cadencé une – deux.

… dans les yeux de la peur, 
un autre enfant écoute 
l’horloge de sa faim.

Imposants, ils décident “la nation va jusqu’ici “. 
Ensuite ils se décorent au pas cadencé une – deux, 
au pas cadencé une – deux, au pas cadencé.

Si la trompette sonne 
si le tambour convoque, 
si le Général mande…

Le creux des poitrines vibre dans les harangues. 
Les médailles de fer blanc resplendissent rutilantes 
Ces médailles qu’ils gagnèrent grâce à la mort. 

… prenez le à contre-pied, 
ce pas cadencé une – deux, 
ce pas cadencé…

Car la mort si elle arrive, à son pas, 
à son pas une – deux, à son pas une – deux 
la mort sera en avance.

Empruntez le pas deux – un 
ce pas décalé deux – un, 
ce pas décalé!

(c) Francisco Álvarez Velasco

Traducción: Jean Dif

Voz: Jean Dif

FUENTE

Un encuentro por la paz en la palabra: Paco Álvarez Velasco y Jean Dif. En: Voz y Mirada.

Noche, Raymond Queneau

Noche: dos sílabas
Paredes: cerradas como héxagonos
Noche: dos sílabas
Otoño: sofocadas y cansadas de esperar
las abejas de corazón demasiado tierno…
Noche: serpiente con perforaciones anulares rayo del arcoiris
los dioses entrecruzados hacen danzar los arcos
de las letras olvidadas entre muchos mullidos mudos modos
La noche dispara y mata al mundo
La noche dispara y cambia al mundo
La noche dispara y el mundo se encabrita

Todo parece desvanecerse hasta las montañas ágiles.

Noche

Raymond Queneau, L´instant fatal

Archivo:SignatureQueneau.jpg

Breton, André y  […otros] La poesía surrealista. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina, 1980

David Boulanger

 David Boulanger, artista contemporáneo

David Boulanger es un artista contemporáneo francés que desarrolla su obra en Paris. Ha realizado –y realiza-  innumerables exposiciones y proyectos de trabajo en distintos museos y espacios de arte tanto en Francia como en Nueva York.

Su obra inquieta, perturba, es una visita a un mundo de sombras oscuro y extraño. Transitar por ella es caminar de noche por un museo deshabitado acompañado únicamente por el silencio y algunos murmullos que emergen de las pinturas que, al igual que en una visión onírica, son las protagonistas extrañas, macabras, sensuales que nos inquietan y se apoderan de nosotros.

Para el artista el autorretrato es una manera de ser de su pintura, que además le permite reinventar constantemente su trabajo y generar contradicciones y ambigüedades.

Su serie Autorretratos conlleva todas las transformaciones posibles de la figura y en ese sentido se asocia al concepto de metamorfosis. Sostiene que metamorfosis es un bello término para provocar inquietud y reflexión, y aclara que, si bien en el contexto de su obra, metamorfosis y autorretrato vendrían a ser sinónimos, éste último implica una metamorfosis absoluta.

En una entrevista realizada por David Rosenberg, David Boulanger dice: “ésta sería la finalidad – o bien la fatalidad- de la pintura…”, a la vez que se pregunta qué sería de la pintura sin la metamorfosis. Asimismo señala que ésta no es un resultado definitivo sino un proceso y que los autorretratos como el resto de sus pinturas son trabajadas por series cuyo hilo conductor es el deseo de pintar.

.

Sobre David Boulanger y su obra

David Boulanger, su Web oficial. Disponible en: http://www.dboulanger.com/

David Boulanger, su página oficial en facebookhttps://www.facebook.com/dboulangercom